Follow by Email

sábado, 26 de diciembre de 2009

_A.P.

¿Por qué tu visión fantasmagórica redondea los cálices de estas horas?




Encarnando la desolación de la poeta solitaria, las palabras no reconocen las extremas singularidades que sustentan su existencia. En cintas de luz, viajan rumbo hacia la tierra prometida -el paraíso del lenguaje-, una torre alta y descarnada en donde la noche es una condesa ensangrentada, dueña de trampas y torturas afiladas, y la pluma, sádico instrumento en manos de un espejo y una dama, escribiendo signos, cicatrices, crueldades (con silueta de santo poema)
de la poeta y su vida solitaria.





Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails