Follow by Email

miércoles, 9 de febrero de 2011

Del Amor III



Últimamente yo no sé nada del mundo,

nada de palabras,

nada de versos.

Solo aspiro la vida

y ella me limpia, me sonríe,

me lleva hacia ese mundo que desconozco.

Yo le sonrío, lloro, me desconcierto;

miro tus ojos grandes y negros

y me sorprendo.

Me desencajo

cuando me miras,

niño pequeño y travieso.

Nos sumamos entonces,

-en tu pupila y en mi sorpresa-

al universo todo.

Y caminamos en puntillas

para no despertarnos de este sueño,

camino al cielo

de nuestra felicidad.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails