Follow by Email

martes, 30 de octubre de 2012

1 de Noviembre de 2009

ALUCINADOS 


Si no es la sangre ¿qué nos unirá, que?
Si no son besos estampados con rosas 
y sus espinas haciendo heridas en nuestra piel
¿De qué vamos a morir? 

Si no es el sabor sepia de nuestros abrazos
o la ráfaga cautivadora de ese estremecimiento
al amarnos, ¿qué nos haría volar, qué?

Es inequívoco este instante, aunque tu caricia blasfeme nuevas necesidades cuando mi cuerpo recién te llena, se acopla y te viste con sus mejores sedas. Vamos rumbo a un viaje alucinado. Me he desvestido para ti, he vuelto a ser la niña impúdica que te besa, la loca viajera que solo ansía como puerto final tu cuerpo. La poeta que te busca en restos de poesías añejas y te dibuja con el silencio de tantas palabras. 
Te respiro en este aire que no se renueva. El aire de mi cajita oscura, chiquita, pero inmensa en su negrura, en donde me encontraste envuelta con el infinito y el tiempo colgando de mis amaneceres y penas. 
Como una solitaria, alucinada, mal entendida... sangrienta niña.

¿Entenderemos mejor la vida sin el amoroso silencio de nuestros regazos? ¿Lloverá por fin, al fin, un noviembre de néctares y mieles sobre nuestras pieles?
¿Existirá el ocaso entre tus brazos, mi amor?

sábado, 20 de octubre de 2012

UN SUEÑO

"Aprendí a buscarte, nada más
sin saber que estabas
tan adentro mío y más allá
de todo y de nada."



Un ramito de flores violáceas
para recibirte en mi cuerpo.
Abro la boca sólo para apaciguar
tus deseos de hombre estratega,
capitán  y navegante
cuyo único norte es la luz de luna.
En ese sueño, en esa vida
partes prófugo del silencio.
Partes y te pierdes,
te proteges
en el inmenso atlántico,
mi Ulises naufrago.

Nunca supe cómo retenerte,
nunca supe cómo estrechar los brazos
y  mis palabras alrededor de tu corazón
y  siempre terminas yéndote
en los sueños y en las vidas.

Pero, en ésta te me apareces en visiones
y  en ellas veo tus ojos, siento tus manos
y aún me haces estremecer de miedo,
de ganas de más momentos,
de echarle un vistazo al futuro,
junto a ti, junto a ti.

Quiero hacerme océano en tus ojos,
quiero soñar todos los sueños,
vivir juntas todas las vidas
para tenerte en esta y esperarte,
como siempre,
con un ramito de flores violáceas
y hacernos amor de distancia y de re-encuentros
en el alma y en el cuerpo.


Quiero seguir en este sueño,
tener la boca y los ojos bien cerrados
y  sólo sentirte en el centro de mi pecho
como dolor de estaca madura  permanente
y de saberte ajeno cuando muera
o cuando despierte.






jueves, 11 de octubre de 2012

Tantas vueltas, tantos enojos, tantos desvelos.
Tantas idas y huidas, llamadas perdidas,
pies bien puestos sobre la tierra.
Tanta verdad arcana, tantas máscaras,
tanto maquillaje traslúcido
que sólo palideció mi mirada.
Tanta cerveza desparramando las palabras,
tanta vergüenza , tanto negarme, tanto mentirte,
abrazarte, soltarte y soltarme
y arrepentirm
e por no nombrarte,


por no creerme ni quererme,


por no contarte ni confiarme,


por dejarme llevar por la mente y la muerte


de mis más profundas sensibilidades.


Tanto nombrarte sin pronunciarte
ni pronunciar lo más importante;


por sentir tanto miedo y disfrazar


el corazón de amuleto para la mala suerte.


Por todo y por tanto,


por quitarte todos los adjetivos


que te hicieron ángel 
en la palabra

para hacerte hombre en el gesto,


en el beso y en la mirada.


Por no tocarte ni mostrarte mi alma,
por no estar contigo ni en las buenas ni en las malas,
porque no seré áquella, ni ésa,


que diga, que a pesar de tanto y de todo,

te ama.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails