Follow by Email

jueves, 5 de marzo de 2009




Ya no hay versos de despedida
sólo el adiós que muere en mis labios.
Errante, divago bajo el sauce de mi vida,
camino en la noche devastando las sombras,
herida, sangrante, camino en la noche.
Luego, en todos los instantes,
me crecen raíces y al verso alas.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails