Follow by Email

lunes, 29 de noviembre de 2010

Del amor

Hay verbos que florecen en las manos,
desembarcan en las bocas
y son exploradores de cuerpos.
Comunican tierras lejanas y complementarias:
las acercan, las encienden mientras se engullen unas a otras
e intentan conquistarse en una batalla campal cuerpo a cuerpo.
Al final, sin saberlo,
cada quien sigue su camino directo hacia el precipicio.
Nadie gana y nadie pierde.
Todos caen en un verbogrito que florece en la garganta,
en el cálido dolor del colchón de rosas salvajes que es el amarse.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Debo decir la palabra
Comprender el lenguaje
Sentir mi boca
Mover mi lengua
Usar mis dientes?
Debo
Nombrar
Rotular
Encasillar
Y con eso
Bacilar entre
Fonemas locos
Tildes hipócritas
Gritos exclamativos?
Decir
Decir
Decir
Reposar satisfecha
De rimas perfectas
De prosas en verso
Poesía insurrecta?
Tragarme el miedo
Sacar al descubierto
Toda la función
En amores y a colores
Significados y significantes
A veces escalofriantes
Intimidantes
Locuaces
Y perturbantes?

Debo torturar
La gramática
Cuando todo lo que quiero
Simplemente es…
( )

jueves, 9 de septiembre de 2010

Ser la sed descalabrada

Amontonada por siglos

Vísperas de milenios

Fines de mundo

Ser la sed y la memoria enajenada

El sabor en la boca

La frescura ya olvidada

Indestructible

Maquiavélica

Piel rosada

Pliegues dulcísimos

Purísima en su encanto

Y en el descalabro de ser la sed

Ver, ver, ver

Por todos lados ver

La saciedad a la mano

Ver, ver, ver

Sin medir espacios

Ver, ver, ver

Que estas ahí brotando a la distancia

Con tus manos crucificadas

Por el tiempo

En un solo gemido

Quejido

Te inspiro

Fuego de dos bocas

Alucino

Incesante

Un ensueño de-mente

Imagino…

Estas ahí

Y yo soy el ojo

La boca

La lengua de fuego

La sed.

domingo, 5 de septiembre de 2010

HABÍA UNA VEZ... (NINGÚN CUENTO DE HADAS)





HABÍA UNA VOZ QUE NO SABÍA,
HABÍA UN TECHO, UNA CASA, UNA CAMA
UNA MUJER QUE NO DORMIA
QUE SOÑABA EN SILENCIO
QUE ALGÚN DÍA DESPERTARÍA.
HABÍA UN ESPACIO EN EL QUE NADIE CABÍA.
ERA TAN GRANDE ESE ESPACIO
QUE SE NECESITABA UN SOL PARA COLMARLO
Y VACIARLO DE TODO EN LO QUE EL NO EXISTÍA.

ÉRASE UNA VEZ, TAMBIÉN, UN PUNTO LEJANO,
TAN DISTANCIADO DEL ESPACIO
QUE LA MUJER NO VEÍA.


HABÍA UNA VEZ UNA MUJER,
SU GRAN ESPACIO
Y UN PUNTO CIEGO Y LEJANO PARA ELLA.
PERO ALGO MÁS HABÍA:
UN PUENTE CON EL QUE SOÑABA A DIARIO,
UN BRAZO DE LUZ QUE A MEDIDA QUE SE ACERCABA
COMPLETABA SU ESPACIO
Y QUE LA TENTABA A ABRIR SUS OJOS CERRADOS.


LA MUJER CRUZÓ EL PUENTE,
SE ABRIERON SUS OJOS ANTES CLAUSURADOS,
DESPERTABA POR FIN DE SU ENSUEÑO FUGAZ
EN EL QUE HABÍA HABITADO…
EL CUENTO DE HADAS SE HABIA TERMINADO
PORQUE UN GRAN SOL COMPLETÓ AL FIN
TODOS SUS ESPACIOS.


HABÍA UNA VEZ UNA CASA, UNA MUJER
Y UNA CAMA.
ESTABA LA MUJER, SOÑANDO CON UN PUENTE
CUANDO UNA RISA INTERNA LUMINOSA Y CÁLIDA
LE SUSURRÓ AL OÍDO
“DESPIERTA”, YA HA LLEGADO EL DÍA.

jueves, 26 de agosto de 2010

Me resbalas por las piernas y te estancas en el lugar exacto de la fisura de mi corazón. Me llevas a las desmemorias, a ese paisaje inhóspito en donde sólo existe tu risa y la mía, tu tristeza y mi nostalgia, nuestras mutuas libertades (ese sueño a dúo y a la vez desolado). Acusarme de tu fuerza y atractiva gravedad pierde sentido. Me chorreas por las piernas y haces un charquito en mi alma con tus latidos.
Se estancan ahí, en la fisura misma del recuerdo-olvido.
Te quedas ahí, tan atrapado ahí que es imposible desterrarte de mi cuerpo. Sería una calumnia decir atadas palabras para nuestro encuentro, porque algo mejor que decir, es ver tu libertad y mi libertad entrelazadas en el mismo vuelo…
Estoy perteneciéndote. Estoy dejándote…
Fluímos… al fin.

lunes, 9 de agosto de 2010





Me iré no para que valga
este final.
Me iré sin mis sueños,
sin deseos de nada
sin deseos de ti
de él
de nadie.
Me iré para soltarme
y luego amarrarme
a las ganas del destino,
para volver a mi estrella,
lo único que me ha pertenecido.

Me encontrarás entonces
cuando quieras,
como quieras,
en mis dudas,
en los saltos fallidos,
en la mirada de una niña
al doblar una esquina cualquiera.

Algún día, en un beso ajeno,
me encontrarás sin ser extraños,
en la piel y en mi ser,
en nuestro todo,
sin pronunciar palabras,
sin forzar finales,
sin darle valor
a lo que no fue ni será.

domingo, 1 de agosto de 2010


A Juan


Ella:


"Déjeme ir como una fugitiva

descalza por el páramo de su mente,
déjeme descansar la mirada
disuelta entre los pliegues
de una prosa insensata e inmaterial.

Quiero ser desde hoy,

exactamente hoy,
sin ayer ni mañana,
una refugiada en la inconciencia
de sus palabras.

Señor, para usted no seré
la niña-ángel
ni la virgen aparecida.

Déjeme ser la mujer
que duda,
tropieza
y luego cae
oscuramente
al abismante vacío
de sus deseos."



Él:

"La dejo irse.
Para que vuelva.

Descalza de los pies,
hasta su todo.

Disuélvase, descanse...
Refúgiese, tropiece.

Pero qué es un deseo,
de mujer, de ángel.

Pero qué es un deseo
El mío, ¿el nuestro?
Si no se embarra en la cama
Desnudo.
Hermosamente,
Todo...

Lodo...


(los finales valen)"



domingo, 20 de junio de 2010

Del silencio IV


Has regresado, negrura sin humor.

Ha regresado la infanta con su máscara

y sólo una posibilidad de expresión

...

Me ahogo entre tus corceles de lata,

tu juego infantil me corta la vida y

el alma en dos:

El antes y el después de mi caída

a tu reino de lúgubre impunidad

(nunca nadie te condenará).

Nueva noche, nueva oscuridad plasmando

la palabra,

la ausente que se esconde en esos espacios

vacíos entre dicho y dicho.


lunes, 31 de mayo de 2010

Simplemente un hombre

A Él...
Al lobo,
Al ángel...
Al hombre que maduró en mis sueños.




No fuiste Dedalus Joyce,
ni Ulises.
No fuiste Funes,
ni el fauno de mi tormenta.

Te imagino ahora
durante la siguiente década,
con la vida y las ganas en fiesta,
llevando de una mano el amor
y de la otra la nostalgia
para quedarte
y no olvidarte
de la resistencia,
de la búsqueda incansable,
de la rebeldía a la que tu espíritu
te instaba a cada instante.

Te imagino ahora,
una década antes
cuando no podías
ser más que simplemente un hombre,
ese gris consuelo para lo innombrable.
Cuando tenías miedo
-tanto miedo-
de la imprudente ausencia
que te abrazaba el corazón en sepia.
Cuando la soledad se sentaba a tu mesa,
comía de tu pan
y se decía “tu mejor compañera”
mientras se bebía toda tu vida
y como vil ladrona,
se escondía en los bolsillos
el tiempo,
tu tiempo que ni siquiera sabías que existía
y que te pertenecía.

No, nunca fuiste ángel, ni lobo,
ni el fauno de mi tormenta.

Y ahora, mientras soy yo la que aprende
sobre las vicisitudes de la vida
y me toca despreciar la niñez
para ser una verdadera mujer,
veo que sigues siendo sólo un hombre,
pero un hombre con la grandeza del que no teme,
que se queda
y se entrega.
Un hombre no-naufrago de su propia existencia.

Ahora tienes la grandeza del hombre que se sabe amado.
Y que ama.

martes, 25 de mayo de 2010

Yo quise

Yo quise la muerte y después la vida
El sueño del que nadie obliga
Yo quise seguirme por la ruta
Silenciada de mis venas
Mi sangre callada por centurias y sentencias
Más... y más caídas
Yo quise mi lengua atrapada
por verdugos- amantes
Loqueros-errantes
Ambulantes
Farsantes
Yo quise guardarme la vida,
la mía
Yo quise seguir en tu muerte,
la vida
Yo y mi irrefrenable augurio
Dolor en vano y banal orgullo
De saberme viva
De saberte vida
De tenerme
De tenerte, vida!

lunes, 17 de mayo de 2010

Ahora, debo ser MUJER


Sólo una rosa, en mi pecho hinchado.

Renacido pecho que brindas con el frío,

que das doble vida, enorgulleciéndote al tacto.

Pecho mío, tan naufrago de sus manos.

Pecho huérfano aun no amamantado.

Belleza a mano alzada,

bosquejo enmascarado,

tras la vitrina de flores

te cubres olvidado.

Brotaste, semilla traviesa

dejando mi dorada niñez

-la nena, la niña-

en la tierra del pasado.

Y ahora debo ser mujer

de pechos a veces agrios,

mujer de caderas rojas

y pelo alborotado.

Mujer de arriba, mujer de abajo,

mujer celeste, mujer del cielo,

mujer con sólo una rosa en su pecho hinchado.


sábado, 15 de mayo de 2010

Con



Con el miedo de la poeta
Con sus manos azuladas, desarticuladas de frío
Con el poema en la punta de los dedos
Con la bandurria, la neblina y una lluvia que no escampa.
Con el ruido de las aves que despiertan el día
Con la muerte de Tuñon, el dolor en el pezón
Con la mujer de Dios, con Dios.
Con las líneas que no cesan, con el revoltijo del amor
Con sufridas palabras escarlatas, con ideas que no descansan
Con la hoja otoñal, con los kilómetros por recorrer.
Con un destino, con tu camino, con el desvío.

Contigo

No quiero suerte, ni casa para tenerte.
No quiero belleza en el sentimiento.
No quiero que te esfuerces en quererme.
Quiero naturalidad, humanidad,
Si es necesario, un completo errar.

Contigo una mañana para dejar de ser
La más solitaria
Con tu sombra, tus desvaríos.
Con tu bondad.
Conmigo.

lunes, 10 de mayo de 2010

Nunca Jamás

Abundo en la imperfección,

en mil rarezas, extravagancia en la actitud.

Puedes rodearme, redondearme,

ser sutilmente mi sombra.

Puedes noquearme con frases mal hechas

inspiradas en tu sino de indigente del amor.

Puedes y ese poder te dará la fortaleza

para ser encarnación de tu única patria,

de lo que siempre te perteneció.

Yo, te destierro de mi paisaje,

de mi verdad más certera, de la cotidianeidad.

Te destierro a manos llenas de mi ausencia,

de mis frustraciones incompletas, de mi dolor total.

Puedes irte a tu vuelo magistral y

vaciar lo que te sobra de mi patria potestad.

Puedes irte, volar e imaginar que eres en esa tierra,

que sólo posible en tu nunca jamás

lunes, 3 de mayo de 2010

Recobrar la palabra del sello de tu boca.

Papel embrujado, hechizo clandestino

invocando silencios de otros impronunciables silencios.

Hijos del placer y de una pluma terrorífica,

sangrienta espina en tus manos.

Sangrienta reina que guardas en tus velos

secretos remediales para una enfermedad irremediable.

Estás en el dolor, en el suspiro, en esto que es mío, mío, mío.

Profundidades de caricias colman esta ansiedad.

Por recobrarte, palabra cobriza, terciopelo

en ésta, mi noche más oscura.

Por recobrarte, estrella que no me olvidas.

Que no te olvido.

No te olvido.

lunes, 26 de abril de 2010

De un fantasma


"Tú no te irás, mi amor, y si te fueras,
aún yéndote, mi amor, jamás te irías." (R. Alberti)


Dije que no regresaría.

Dijo que los fantasmas no regresan,
que se quedan en sus vasitos de cristal
entre las piernas húmedas desahuciadas de una madre.
Los fantasmas tampoco se van.
Te traen sueños de rostros muertos,
te suben a las rocas, te balancean sobre ellas
y luego se van para volver en el vientre hinchado de alguna mariposa,
como una esperanza amarilla y marchita.
Los fantasmas juegan a la vida,
a esconderte la dicha entre caricias
sólo con pasaje de ida.
Y se van... pero se quedan.
En algún aroma a fresas
o entre las páginas de un libro olvidado de Alberti.

lunes, 19 de abril de 2010

Lo que pasó cuando se acabó la poesía


Era el día cero de la dictadura

junto a una serenata olvidada de Schubert.

Incesante campaneo, caracolas en tu pupila de hielo.

Eran tus pies huella imborrable en la arena,

un deseo caducado, recuerdos arcaicos de tu luna más llena.

No estabas al fin, ni al camino.

No estabas a mano.

No estabas y eras una serpiente devorándose

desde la cola.

Veía tus destrozos,

múltiples lenguajes (esas formas deshabitadas)

vomitados a los pies de tu existencia.

Estabas.

con tu sombra desalojada.

Tu sonrisa perpetua.

Estaba

la simplicidad de tu silencio,

la agudeza de tu risa.

Estabas

para contar los cuentos de mañana,

y ajustarme las entrañas.

Estaba tu vida, tu pecho

dolor ardiente.

Estaba

tu boca de hierro diciendo: estoy, porque nunca me he ido,

(¿cuando habías llegado?).

Decían: es el día cero, cuando las ausencias se devoran las palabras.

Y se acaba la poesía.

lunes, 8 de marzo de 2010




Escribo con sinceridad, con un dolor que recorre mis sentimientos y mis venas, así como ese temblor recorrió cada región de mi país.
Han caído muros y las zanjas en el camino son cada vez más profundas, como tantas huellas ha dejado nuestra madre tierra en los corazones de los habitantes de esta hermosa nación.
Hemos perdido vidas, pero no las ganas de vivir y de levantar nuestra frente para mirar hacia el futuro... nos estamos reconstruyendo desde el alma, con manos solidarias, con la esperanza de la vida en la piel.
La fuerza de una nación se delata en cada mirada, en cada empeño nada imposible por reconstruir la felicidad. Por eso, seguimos de pie, con la mirada en alto y con el grito en la garganta que nos sostiene juntos de las manos: ¡¡FUERZA CHILE!!!

domingo, 21 de febrero de 2010

Declaraciones

Soy presente y soy pasado
y viajo como el río hacia desembocaduras
inesperadas de naufragios.
Esperaría la noche en tus ojos Ulisianos,
sabiendo que la noche es tu compañera
ineludible, tu amante, tu más prospera quimera.
Aun así, con la noche siguiéndome detrás,
sabes que lo haría, diría y callaría
para devolverte esa niñez que te revuelve el pasado.
Lo haría, sí,
te abrazaría en el rociado silencio
y en el espacio separados,
tú aquí y yo allá, como siempre, igual...
que más da...
Me perdería, te besaría, lo gritaría
con la voz de Roma en libertad,
con la carne enrojecida y degollada
te tocaría, te mancharía de sangre la sangre,
la vida,
te declararía la guerra y el amor,
haría contigo el amor y la guerra...
Dejaría mis armas en el portal de tu alma
y con el tiempo tatuado entre las manos,
seguiría siendo río y desembocando,
naufraga nocturna
perdida en tus ojos...

domingo, 7 de febrero de 2010


Boca a boca arde el deseo.


Boca exhala palabras calientes.

Boca inhala el fuego del silencio.

Se desatan guerras,

tormentas,

en el instante mismo

en que se des-atan los deseos.


Entonces todo fluye, todo:

mieles y

ríos

desembocando en un solo destino.


Nuestros cuerpos.




Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails