Follow by Email

miércoles, 3 de junio de 2009

Incauta


Este nudo en mi pecho
es un no dejar ir,
y con él, 
tu recuerdo se desanda a cada segundo
cuando marcharse quiere de mí. 
Volver a la noche,
a los misterios que cargo con mi femineidad.
Volver
-por sobre todo volver-
a tus ojos colmados de esperanza
es un temor amor. 

Ojalá pudiera
prisionero enjaularte, 
anudar tu alma a mi alma
y tu pensamiento prenderlo a mi razón,
para luego, nocturna
crear sueños con tu lengua
en atardeceres de lluvia. 
Ojalá pudiera
dibujarte en el cuerpo mi hoguera
para que nunca más se escape
la crueldad del adiós de tus labios,
ni de tu cuerpo,
el frío de la densa ausencia. 



Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails