Follow by Email

martes, 11 de agosto de 2009

Una espera


"... que tu cuerpo sea siempre,
un amado espacio de revelaciones"
(Alejandra Pizarnik)


Te espero sentada,

callada como una niña

naturalmente zen y urbana....

pausada como el suave delineamiento

de tus brazos sosteniendo

la noche toda

bajo mi cintura estrangulada.

Te espero cálida,

tapada hasta la frente

con poemas de Alejandra

y llena de azucenas en la espalda.

Con este corazón que necesita

el ardor de la ginebra en su garganta

y la candidez de una sonrisa para ser resucitada.

Te espero con el beso blasfemado

entre los labios remordidos

con el silencio que no callamos;

con el grito exiliado en las penumbras

por intentar despertarnos de este sueño,

por intentar curarnos la fantasía

que nos aqueja como una enfermedad terminal

e insondable.

Mi vientre necesita del fuego abrasador

de tus manos, porque,

no lo sabes,

tal vez,

no lo entiendes.

Tan sólo soy una chispa

y tu cuerpo,

un bosque entero que encender...

y en el cual quemarnos.



Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails