Follow by Email

lunes, 13 de febrero de 2012

El Infierno de las Posibilidades

No hay victoria ni eternidad
sin una pizca de amor.
No hay encuentro ni fines de mundo que alcanzar.
¿Cómo lograr un pasado más silencioso?
¿Con qué abatallarme si la lucha
Se ha vuelto inexistente?
Voy muriéndome de nada,
como un fantasma invisible me paseo por tu casa,
percibo tus aromas;
tras tus pasos van mis pasos.
Soy un fantasma.
Si me pudieras presentir
allá lejos, en lo nocturno
de mis sueños de muñeca rota.
Si la luna, fresca, te invadiera
como a un lobo perdido
en la inmensidad de tu bosque.
Sí…
Cuánto de mí te llevarías
en un fugaz pensamiento,
en un palpito rojo,
en una mañana como la de hoy.
Apariciones tendrías
de esta mujer-fantasma-mujer.
Sabrosas humectaciones,
roces centellantes
de la amorosa caricia
sentirías.
Sometidas las manos
tendrías
al consuelo del amor.
Sí, sólo sí
yo existiera
en tu aquí, contigo
como un instante purísimo
así como existes tú
en el paraíso de mi lenguaje.
Si…
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails