Follow by Email

lunes, 10 de diciembre de 2012

Un Sueño II


Mañana seremos sangre
y comerás nuevamente de mis pechos desnudos.
Serás el hijo - verdugo de este amor maldito.
Mañana  seremos carne y volverás a juzgarme.
Yo, escucharé tu sentencia
y lamentaré que no tengas memoria
para recordar que te alimenté
con mi sangre y con mi carne,
que bebiste y comiste
de estas, mis manos,
que las mordiste y aún así,
quise seguir siendo la loba que lamió la estrechez de tu herida.
Mañana serás resistencia
 y me arrancarás el corazón en un solo grito de desolación.
Yo, seguiré siendo la madre y la loba
 –la memoria-
el encuentro de tu cuerpo y el mío
hasta que cuando sea mañana,
en un gesto divino de olvido,
deje de parirte y de amarte
y te pierda por siempre.
Para siempre. 
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails