Follow by Email

jueves, 26 de agosto de 2010

Me resbalas por las piernas y te estancas en el lugar exacto de la fisura de mi corazón. Me llevas a las desmemorias, a ese paisaje inhóspito en donde sólo existe tu risa y la mía, tu tristeza y mi nostalgia, nuestras mutuas libertades (ese sueño a dúo y a la vez desolado). Acusarme de tu fuerza y atractiva gravedad pierde sentido. Me chorreas por las piernas y haces un charquito en mi alma con tus latidos.
Se estancan ahí, en la fisura misma del recuerdo-olvido.
Te quedas ahí, tan atrapado ahí que es imposible desterrarte de mi cuerpo. Sería una calumnia decir atadas palabras para nuestro encuentro, porque algo mejor que decir, es ver tu libertad y mi libertad entrelazadas en el mismo vuelo…
Estoy perteneciéndote. Estoy dejándote…
Fluímos… al fin.
Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails