Follow by Email

viernes, 24 de julio de 2009

Diálogos


"Tengo tantos libros sobre la mesa de noche, como sueños en mi almohada.
La lectura, es para mí, un soñar nunca acabado..."




El poeta dijo:

Paremos aquí el más peligroso de los bienes: la palabra...
Yo, que creo en el misterio: War sprich, wer Schatten sprich.
Dicho entre nosotros: Habla verdad, quien habla sombra.

La poeta, a los 40° latitud sur, dijo:

Veo la suerte por las yeguas.

Y luego:

En los frascos azules guardo el aire que te daré algún día cuando todo sea verdad.


Mi primera persona del singular, dice:

Hay cosas terriblemente reales como un grito o una voz, y hay cosas terriblemente espeluznantes como la poesía.

Porque, mis queridos compañeros, ¿Qué es la poesía?

Sombra - verdad, diría el poeta, o
El lugar donde todo sucede, diría la muñeca de huesos de pájaro.

Pero yo, que no soy poeta
(ni pretendo serlo)


me atrevo a decir que la poesía es el silencio escrito con palabras que nuestra lengua aún no aprende a pronunciar...

Aunque, tal vez, no sea verdad...





Y usted, ¿qué dice?


La poeta: Delia Dominguez
El poeta: Gonzalo Rojas
Escritores chilenos.
La muñeca: Alejandra Pizarnik
Poeta Argentina.

domingo, 19 de julio de 2009

Re - conquista





No sé mentir.
No sé cómo mentir.
Estoy tan sola como tú,
tan lejana como tú...
Pero sigues navegándome
mar adentro,
muy adentro.
Sigues volviendo a mi
y a ese reino misterioso
y oculto
que siempre conquistas.

martes, 14 de julio de 2009





¿Qué madrugada te ancló bajo el seno de la luna?
¿Qué te trajo hasta mi para mecerte en mi cuello
y alimentarte de sueños,
llenarte de besos
de poemas tan nuevos?
¿Quién te llevó hacia la noche, el ocaso de la vida
y te bajo de mi cuna
desnudo, pleno,
te expuso a la marea,
te vistió de viento,
rocío,
alga,
tormenta pura?

domingo, 12 de julio de 2009

Pertenencias


Destruiré tus ruinas,

tu gran ciudad,

esa puta calle que

te asfixia la boca

de vapores malditos,

de versos malditos.

Te daré el símbolo

de la verdad,

por esta vez, nada más.

Será tu recompensa

por mirar más allá,

por subir mi falda ancha

de resquemores y fracasos;

por morderme la esperanza

como morderías un durazno,

como morderías mis labios.

Es así que aprendo a ser pantera

y a ocultarme tras tus pasos

de hombre-oscuro,

de hombre-lobo,

de hombre con hambre

de hembra oscura

y con filos en sus dedos.

Hembra de ojos secos

y vientre mojado.


Desarmaré tu camino

te guiaré por las ruinas

que no avisan de bifurcaciones

ni precipicios.

Fingiré ser el aire durante

tu caída a mi reino

de panteras aladas

que sustentarán tu abrazo.

Construiré escaleras

para llegar a tus tobillos

y hurguetear en la fiebre

de tu hombría-lobería.

De ser necesario, seré la poesía,

me quitaré las ligas de la vergüenza,

las medias caladas del descaro

y te abriré las puertas

de esas zanjas hechas para

el torrente de tus ríos.


Abre la boca

y cierra las manos,

esta será tu recompensa

por mirar tanto:

El cáliz de mis pechos,

el vino de los poetas,

la sumisión de mis piernas,

el esplendor de mis caderas.

La lluvia hirviente que abrirá

tu corazón a dulces zarpazos.


Tómalos,

Bébelos todos.

Son tus pertenencias.


jueves, 9 de julio de 2009

Sombra a Sombra




Alguien te mira.

No es la sombra sombra.

Alguien te mira.
Cae el azul en su cuerpo.

¿Alguien te mira?
Sí.
No!
No son las retinas rasgadas.
No son los ojos tristes.
No es la sombra sombra
Reflejo de sombra
Que caía por tu espalda.

¿Alguien te mira como yo lo hacía?
No.
Sí!

Son los ojos de mediodía.

Sí,
Le regalaré los ojos de la luna
Para que te vea como sólo
yo lo hacía:

Sombra a Sombra.


miércoles, 8 de julio de 2009

Altos Instintos






Una lejanía
o una absoluta
estrechez entre mis piernas
Tal vez
un signo de lealtad
un signo de levantar
un signo de anular
... de morder[te]
... de partir
... de parir[te]
... de volver
...de beber[te]
... de
n
o
n-o
ser
más
[nunca
n-u-n-c-a
más]
De aniquilar


(... bueno, y a veces también me dan ganas de comerte...)

martes, 7 de julio de 2009

5:45 A.M.


Recurrencia


"... y yo soñaba con la aventura de mis seis años y los pies fríos en el agua salada, tan inocente, sonriente, acuática, mientras mi madre, soslayando distancias, me despertaba con su voz de amada para que no me ahogara. Desperté 5:45 de la madrugada, pero era demasiado tarde. El tempranísimo oleaje de un sollozo ya me estaba sumergiendo el alma... y había crecido..."




sábado, 4 de julio de 2009


¿Has vuelto a ver el amanecer deshacerse como espigas entre las montañas? ¿Sigue siendo el mar, esa dulce calma que nos dejaba perdernos hasta el infinito del tiempo?

Tienes en tus manos el recuerdo de mis últimos años. Conservas en tí la lluvia de agosto, esa que conocimos a la luz de nuestros primeros besos y abrazos. Aquella vez, hubiese querido irme contigo o que te quedaras, pero el tiempo nunca nos acompañó como un fiel compañero.

Sé que sientes, porque no podrías vivir sin hacerlo. Estás desnudo frente a tu alma y ya no hay frío que extinga la llama de tu corazón. Has aprendido a vencer tantas veces la muerte, que la herida te hace mutar infinitamente, pero jamás dejas de existir. Caminas junto a tus ofrendas, las cadenas que te mantienen atento a tus pasos por la tierra. Es la belleza de tus años, el dulzor oportuno de volver a ti.

Has despertado al mundo y un hogar te espera. Amar y vivir es la única regla.

Tienes el recuerdo de mis últimos años y de la voz de mi cuerpo. Los conservarás como la lluvia en cada espacio que te llenó de si.

Yo, guardaré silencio, porque el desapego es amor y el amor reconoce la verdad en el vacío de las palabras que nunca lograremos llenar.

miércoles, 1 de julio de 2009



DECISIONES


Decidir necesitarte

no es una ofrenda para el recuerdo,

no es la dura tarea de sostener el amor,

de seguir en el amor,

ni de perderme en el amor.

No es desanudar las velas

de los barcos que te llevaron.

Necesitarte es,

ponerme a los pies de tu abismo

con la piel apostada y

de antemano perdida

en estas palabras-sentencia

ya sentenciadas.

Es colmar la noche de

pequeñitos fantasmas parlantes

que me hablen de ti y te llamen

desde la muerte para resucitarte.

Decidir necesitarte,

es andarme en el desasosiego diario

de la no pertenencia a tu alma,

es quitarme las alas para arrastrarme

por los filos de la tierra mojada,

es abrir nuevos pozos de sangre

para ahogarme en tu memoria,

es saber que el amor no es esta pena obtusa,

ni el silencio de las luces de la playa.

Necesitarte es

dar un paso al lado

con el corazón en súbito éxtasis

para abrirle paso a esta poesía en llamas.


Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails